24 de septiembre de 2015

VILLALLANO de Palencia



Embalse de Ruesga






(al fondo el macizo de Curavacas)




Monte Cildá


















El 22 de septiembre, hicimos una nueva ruta, pero no fotográfica, sino gastronómica.

Es decir, salimos invitados por nuestro amigo Felipe, a celebrar su cumpleaños, en el pueblecito de Villallano, pero antes  intentaríamos hacer algunas fotografías por algún lugar.

Como teníamos tiempo, nos acercamos al Embalse de Ruesga, sitio para nosotros desconocido, pero había que conocerlo.

Luego al Castro de Monte Cildá, para alguno de nosotros, también desconocido.

"Este lugar, el oppidum de Monte Cildá, es un núcleo de grandes dimensiones que ocupa una muela caliza situada sobre un desfiladero por el que transcurre el río Pisuerga. Dentro de los hallazgos arqueológicos encontrados en las excavaciones destacan un denario acuñado en Turiaso (Tarazona, Zaragoza).

Ello confirma que presenta una ocupación prolongada en el tiempo que se inicia en la Edad del Hierro. La destrucción del núcleo indígena se produciría a finales del S.I (a.c).

Después, este lugar tuvo una ocupación militar romana de una intensidad y duración desconocidas. Se han identificado materiales militares romanos de época alto imperial por lo que es muy probable que la presencia romana se prolongara a los largo de este período y que algunas de las estructuras que se conservan tengan relación con este momento, por lo que es posible además que este núcleo fuera mucho más importante de lo que es considerado hasta ahora.

En algún momento sin precisar, Roma abandonó este lugar, pero a finales del Imperio, Monte Cildá fue reocupado y fortificado reaprovechando diversos materiales constructivos y estelas funerarias de otros momentos anteriores, lo que alteró de modo intenso las fortificaciones y los niveles de ocupación más antiguos. En las intervenciones arqueológicas fueron halladas evidencias de los combates que se produjeron en el asalto que destruyo esta fortificación tardoantigua.

Tras un periodo de ocupación en época Altomedieval, todo indica que el núcleo se abandono definitivamente".

Texto de J.F. Torres Martinez y A. Martinez Velasco (IMBEAC)


Nos ha gustado conocerlo y no deja de ser un lugar histórico.

Luego directamente a Villallano, al "Restaurante Ticiano".

Una vez más, ha sido un éxito,  excelente menú, que debemos agradecérselo a Francisco José y Elena, sus propietarios.

Felipe: Los comensales, Gelo, Nacho, Manolo y yo, te deseamos un "Feliz Cumpleaños".