19 de abril de 2014

SEMANA SANTA 2014 15 abril











 








El 15 de abril, se celebró la procesión del ENCUENTRO, organizada por las cofradías de La Inmaculada y La Pasión.
La cofradía de La Inmaculada sale de la iglesia del Carmen (Carmelitas) recorriendo las calles del Sol, San Simón, Santa Lucía, Arrabal, Plaza del Príncipe, Plaza Porticada y llega a Juan de Herrera.
Esta cofradía pertenece a la Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María y San Luis Gonzaga. Fue fundada en abril de 1.944.
Su sede canónica es la parroquia de Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresa.
Tiene como emblema: El propio de las congregaciones marianas rematado con corona real. Su hábito: Túnica, capa, calcetines y guantes blancos, cubrerrostro y cíngulo azul celeste.
Esta cofradía data de 1.944, con diversas sedes canónicas. En 1.944 hasta 1.975, estuvieron en la Iglesia del Sagrado Corazón, de 1.976 a 1.979, en la parroquia de Santa Lucía y desde 1.979, en la sede actual de la parroquia del Carmen (Santa Teresa). Integrada en un principio por congregantes marianos, principalmente Luises.
Llevan el paso del Señor de la Misericordia, siendo su autor: José Reixa (1.924.1.925)
El primitivo "Cristo de la Cruz a cuestas" fue tallado por el escultor Juan de Palazuelos Herrera, de Camargo, para la Santanderina Cofradía de la Vera Cruz en 1.626. En 1.911 fue sustituido por uno nuevo, magnífico, de Lorenzo Coullaut Valera, al que destruyó el fuego de San Francisco en 1.920, obra que había sido contratada por la Orden Tercera, la misma que encargó el actual, cuyo costo pagó una donante anónima. Es de vestir y se cubre con riquísima túnica de terciopelo morado bordada en oro. Bellísimo y patético rostro, excelentemente tallado, así como las manos. Popularmente conocido por "Cristo de las Melenas", al ostentar peluca de cabello natural. Desde 1.996 el trono de esta imagen se complementa el día de Viernes Santo con la efigie de una Dolorosa de vestir, donada por una comunidad religiosa de Madrid, que antaño desfilaba en las procesiones de la capital. Unidas ambas esculturas, constituyen el paso conocido como "El Encuentro".
La cofradía La Pasión parte de la iglesia de San Miguel (Pasionistas) y recorre Nicolás Salmerón, Madrid, Rodriguez, Cádiz, Isabel II y Juan de Herrera.
Esta cofradía pertenece a la Archicofradía de la Santísima Cruz y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Sección de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena muerte y de Nuestra Señora de la Amargura.
Fue fundada como Orden Tercera Pasionista en 1.903. La sección de nazarenos, como hábito propio, desde 1.947.
Su sede canónica es la parroquia de San Miguel y Santa Gema (Pasionistas)
Tiene como emblema: Cruz potenzada y en su centro el escudo de la Orden Pasionista.
Su hábito: Túnica, capa, guantes y calcetines morados, escapulario, cubrerrostro y cíngulo blancos, zapatos negros.
Su paso es la Virgen de la Amargura. Autor: desconocido (1.909)
En 1.909 se bendijo la Virgen que debía acompañar al Cristo descendido en su recorrido por las calles del barrio regentado por los Padres Pasionistas, entonces llamado "de Maliaño". Denominada Dolorosa, Dolorosa Marinera, Soledad y hoy Amargura, es copia de una Dolorosa del celebérrimo Francisco Salcillo Alcaraz. Esta imagen se salvó de su destrucción en 1.936, gracias al cobijo y la ocultación de un vecino de la calle Madrid, según cuentan las crónicas. Muy hermosas sus dos coronas (la plateada y la dorada) y el suntuoso manto negro, bordado por las Madres Adoratrices de Santander en 1.959-60. En 2.003, al cumplir 100 años esta Cofradía, se realizó otro bello manto del color del hábito de la Hermandad de nazarenos (morado), obra de las monjas Pasionistas de Oviedo. La magnífica carroza, de plata labrada y faroles a juego, fue diseñada por el escultor Mariano Rubio Jiménez para la Cofradía de la Pasión de Madrid, y realizada en los Talleres de Santa Rufina de dicha ciudad (1.964-65). Llegó a la nuestra en 1.975.
El Encuentro de ambos "pasos" se congregan en la calle Juan de Herrera, enfrente de la parroquia de la Anunciación, con predicación por M.I. Sr. don José Vicente Pérez Ortiz y canto de la Salve.
En esta procesión, he acompañado en su recorrido, al "Cristo de la Misericordia", desde su salida de la iglesia del Carmen hasta Juan de Herrera.
En Juan de Herrera, ante los numerosos fieles que se encontraban, me he tenido que buscar influencias para situarme en un lugar privilegiado, sin hacer uso de ninguna acreditación como mi amigo Enrique Curto.
Es una procesión emotiva y con mucha devoción por parte de los santanderinos, que no faltan al encuentro de estas dos imágenes religiosas.